La gestión eficiente de los procesos no sólo implica dispensar los productos u ofrecer servicio en tiempo y forma con los requisitos de calidad acordados, también es necesario que el resultado de estos procesos se haya obtenido con el mínimo de recursos necesarios. El cliente cada vez está menos dispuesto a pagar por aquello que no aporta valor a lo que está recibiendo.

Metodología

  • Gestionar y dimensionar adecuadamente los recursos disponibles.
  • Elaboración de previsiones.
  • Elaboración de lista de actividades.
  • Aplicación de las herramientas.
  • Formación continua.

Resultados

  • Aumento de la productividad
  • Mejora de los procesos de actuación
  • Mejora del servicio al cliente
  • Mayor flexibilidad para adaptar los recursos a las tareas
  • Mismo nivel de exigencia en las tareas de servicio como en las de gestión
  • Reducción de costes.